martes, 3 de noviembre de 2009

Bulimia y Anorexia


¿A QUE LLAMAMOS BULIMIA?
Bulimia, desorden alimenticio causado por la ansiedad y por una preocupación excesiva por el peso corporal y el aspecto físico.
La bulimia es una enfermedad de causas diversas (psicológicas y somáticas), que produce desarreglos en la ingesta de alimentos con periodos de compulsión para comer, con otros de dietas abusivas, asociado a vómitos y la ingesta de diversos medicamentos (laxantes y diuréticos).
Es una enfermedad que aparece más en las mujeres que en los hombres, y que normalmente lo hacen en la adolescencia y dura muchos más años.
Las personas que padecen de Bulimia, poseen una baja autoestima y sienten culpa por comer demasiado, suelen provocarse vómitos, ingieren laxantes y realizan ayunos, debido a esto, presentan oscilaciones bruscas del peso corporal.
El comportamiento bulímico se observa en los enfermos de anorexia nerviosa o en personas que llevan a cabo dietas exageradas, pero la bulimia no produce perdidas de peso exagerada.

¿A QUE LLAMAMOS ANOREXIA?
Anorexia, pérdida del apetito, para poseer una perdida de peso rápido mediante la restricción de la ingesta de alimentos, sobre todo los de alto valor calórico, asociada o no al consumo de laxantes o diuréticos. Debe distinguirse del trastorno psicológico específico conocido como anorexia nerviosa, y también de la ingestión relativamente baja de alimentos; ésta última no resulta peligrosa para la salud mientras la dieta sea variada y el peso corporal se mantenga, y no debe contemplarse como un trastorno que requiera tratamiento médico.
Las personas que padecen de anorexia tienen una imagen distorsionada de su cuerpo (se ven gordos, aun cuando presentan un estado de extrema delgadez.).
La anorexia nerviosa consiste en una alteración grave de la conducta alimentaría que se caracteriza por el rechazo a mantener el peso corporal en los valores mínimos normales, miedo intenso a ganar peso y una alteración de la percepción del cuerpo.
Generalmente la pérdida de peso se consigue mediante una disminución de la ingesta total de alimentos. Aunque los anoréxicos empiezan por excluir de su dieta todos los alimentos con alto contenido calórico, la mayoría acaba con una dieta muy restringida, limitada a unos pocos alimentos, acompañado muchas veces por ejercicio físico excesivo.
En la anorexia nerviosa se pueden distinguir algunos subtipos: Restrictivo, que describe cuadros clónicos en los que la pérdida de peso se consigue con dieta o ejercicio intenso, donde los pacientes con anorexia nerviosa no recurren a atracones ni purgas, mientras que otro tipo es el Compulsivo purgatorio que utiliza para identificar al individuo que recurre regularmente a atracones o purgas, algunos no presentan atracones pero si recurren a purgas incluso después de ingerir pequeñas cantidades de comida.
¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS Y EL PERFIL DE LAS PERSONAS QUE PADECEN BULIMIA?
Los síntomas de bulimia siempre incluyen episodios recurrentes de:
Se comienza con dietas para mejorar el aspecto físico.
El deseo de comer alimentos dulces y ricos en grasas es muy fuerte.
Los sentimientos de ira, cansancio, ansiedad, soledad o aburrimiento provocan la aparición de ingesta compulsivas.Después de un acceso se siente una gran culpa o se ensayan diferentes métodos para eliminar lo ingerido (vómitos provocados, laxantes, etc.).
Ansiedad o compulsión para comer.
Vómitos.
Abuso de medicamentos laxantes y diuréticos.
Seguimiento de dietas diversas.
Deshidratación.
Alteraciones menstruales.
Aumento y descensos de peso bruscos.
Aumento de caries dentales.
El hábito se arraiga.
El perfil de personalidad más frecuente es el de un adolescente responsable, de excelente desempeño en la escuela (Ej.: abanderado, brillante), con gran dominio del lenguaje, lo que se llamaría “un hijo/a ejemplar”. En la conducta alimentaria suele ser caprichoso y tirano.
Su carácter cambia con respecto a la comida y aumenta su irritabilidad.
¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS DE LAS PERSONAS QUE PADECEN ANOREXIA?
El diagnóstico de la anorexia se basa no sólo en la ausencia de un origen orgánico definido, sino en la presencia de ciertas características. En este sentido conviene recordar los criterios considerados por la Sociedad Americana de Psiquiatría para el diagnóstico de la anorexia psíquica:
Rechazo a mantener el peso corporal por encima del mínimo normal para la edad y talla.
Adopción de dietas, que dan a la persona enferma sentimiento de poder y control.
Posee un único objetivo, “ser delgado”.
El carácter es hostil e irritable.
Sobreviene la depresión.
Realización de actividad física intensa.
Miedo intenso al aumento de peso o a ser obeso incluso con peso inferior al normal.
Distorsión de la apreciación del peso, el tamaño o la forma del propio cuerpo.
En las mujeres, ausencia de al menos tres ciclos menstruales consecutivos en el plazo previsto (amenorrea primaria o secundaria).
Estreñimiento.
Preocupación por las calorías de los alimentos.
Dolor abdominal.
Preocupación por el frío.
Vómitos.
Preocupación por la preparación de las comidas.
Restricción progresiva de alimentos.
Y obsesión por la balanza.
Preocupación por la imagen y la idea.
Abundancia de trampas y mentiras.
Hiperactividad y preocupación obsesiva por los estudios, sin disfrute de ellos.
En cuanto al perfil de las personas anoréxicas es idéntico al de las personas que padecen de bulimia.
¿CUÁL ES EL COMPORTAMIENTO DE UN ADOLESCENTE QUE PADECE BULIMIA O ANOREXIA?
Tanto el adolescente bulímico como el anoréxico son emocionalmente inmaduros y muy dependientes del núcleo familiar.
Tiene terror a la madurez sexual y miedo a asumir el rol de adulto.
¿CUÁLES SON LAS COMPLICACIONES GRAVES DE LA BULIMIA Y ANOREXIA?
Las complicaciones debidas a los vómitos provocados son las siguientes:
Engrosamiento glandular (área cuello).
Caries, erosión de la raíz dental, pérdida de piezas dentales.
Desgarramiento esofágico.
Esofagitis crónica.
Inflamación crónica de la garganta, dificultad para tragar.
Espasmos estomacales.
Problemas digestivos.
Anemia.
Alteración del balance electrolítico.
Problemas gastrointestinales e hipopotasemias (concentraciones bajas de potasio en sangre).
Las complicaciones producidas por abuso de diuréticos son:
Hipokalemia (descenso del nivel de potasio).
Disminución de los reflejos.
Arritmia cardiaca.
Daño hepático.
Deshidratación.
Sed.
Intolerancia a la luz.Las complicaciones por el abuso de laxantes son:
Dolores abdominales no específicos (cólicos).
Intestino perezoso (colon catártico).
Mala absorción de las grasas, proteínas y calcio.
¿QUÉ DEBEN REALIZAR Y QUE NO, LOS FAMILIARES Y AMIGOS DE LAS PERSONAS AFECTADAS PARA PODER AYUDARLOS?
Lo que deben realizar:
Ame a su hijo como se ama así mismo. (El amor lo hará sentirse importante).
Ayude a su hijo a encontrar sus propios valores e ideales. (En la mayoría de los casos, los ideales no se alcanzan tan fácilmente).
Haga lo necesario para fomentar su iniciativa, independencia y autoestima. (Tenga presente que los anoréxicos y los bulímicos son perfeccionistas y nunca están conformes con ellos mismos. Este perfeccionamiento justifica su insatisfacción).
Tenga cuidado con la duración de la enfermedad de su hijo u amigo. (Los anoréxicos y bulímicos mejoran).
Algunos en breve tiempo, muy pocos mueren, pero a veces se presentan casos que requieren largos meses y, en ocasiones, años de tratamiento.)
Maneje su ansiedad.
Ayude a su hijo o amigo a que comprenda que para Usted su vida es tan importante como la de él.
Detectar lo antes posible los síntomas de la anorexia y bulimia.
Si se observan actitudes sospechosas, no encubrirlas sino informar a los padres acerca de las mismas.
Ante cualquier duda consultar con un especialista en patologías alimentarias.
Lo que no se debe realizar:
No le imponga a su hijo o amigo que coma. (No lo observe ni discuta con él acerca de las comidas o de su peso).
No se sienta culpable. (Muchos padres se preguntan: “¿qué hice mal?”. No existen padres perfectos. Usted ha hecho lo mejor que ha podido).
No deje de lado a su pareja ni a sus otros hijos. (Centrar su atención en el hijo enfermo hará que su enfermedad se prolongue y destruirá la familia).
No tenga miedo de tener a su hijo separado de Usted. (Si la presencia de su hijo llegara a alterar la estabilidad emocional de la familia o si el facultativo le aconseja separarlo temporariamente, no dude en hacerlo).
No compare a su hijo o amigo con compañeros o amigos de éxito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada